La formación de los Diplomáticos Peruanos en la Era Digital Celebración de los 65 años de la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar

19/08/2020

ADP

Este martes 18 de agosto la Academia Diplomática del Perú Javier Pérez de Cuéllar celebró los 65 años de su fundación con un evento virtual titulado “La formación de los Diplomáticos Peruanos en la Era Digital”. El referido evento contó con las ponencias del Ministro de Relaciones Exteriores, Embajador Mario López Chavarri, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Embajador Manuel Talavera Espinar y la Directora de Recursos Humanos, Embajadora Franca Deza Ferreccio.

 Asimismo, la Academia convocó como invitado especial al Profesor Corneliu Bjola, Jefe del Grupo de Investigación de Diplomacia Digital y Profesor Asociado de Estudios Diplomáticos de la Universidad de Oxford, quien realizó una exposición sobre Diplomacia Digital, compitiendo por influencia en el siglo XXI.

 

El evento inició con las palabras de bienvenida del Director de la Academia Diplomática, Embajador Allan Wagner Tizón, quien resaltó que se celebraba el aniversario de esta casa de estudios en un contexto particular. En ese sentido, indicó que fenómenos como el impacto de la Cuarta Revolución Industrial en la sociedad y la economía, el uso de las redes sociales y su influencia en los procesos democráticos, la actual pandemia por la COVID-19 y sus efectos en las relaciones internacionales, entre otros, nos llevan a comprobar que vivimos en un mundo cada vez más complejo y de rápidos cambios.

Al respecto, señaló que para este nuevo mundo es necesario contar con profesionales con un amplio bagaje intelectual y con un sólido equilibrio emocional que les permita adaptarse constantemente a nuevas situaciones y buscar soluciones, teniendo siempre como norte el bienestar de todos los peruanos y peruanas. Resaltó que hoy más que nunca el Servicio Diplomático necesita que los nuevos funcionarios mantengan y superen los estándares de excelencia del servicio peruano, y que realicen, de manera eficiente y responsable, las numerosas y multifacéticas labores diplomáticas haciendo frente a los retos del siglo XXI.

Por su parte, el Ministro de Relaciones Exteriores, Embajador López, realizó un breve recorrido por la historia señalando que en 1955, cuando se fundó la Academia, las comunicaciones entre la Cancillería y las misiones se hacían a través de télex o teletipo, que permitía transmitir documentos breves entre una máquina y otra, conectadas a través de cables tendidos a nivel global y en algunos casos submarinos, lo que dio origen al nombre de cablegrama, que hasta hoy es utilizado, como homenaje a aquellos años.

Asimismo, destacó que sesenta y cinco años después las sociedades han superado las fronteras físicas a través del ciberespacio haciendo que la movilidad humana sea cada vez mayor, las transferencias financieras hacia cualquier parte del mundo sean posibles desde un teléfono celular;  y que el vertiginoso desarrollo de la economía digital, el comercio exterior y los flujos de inversión extranjera aumenten significativamente. Ahora, más que nunca, el acceso a la ciencia, la tecnología y la innovación es crítico para alcanzar el desarrollo. Recordó sin embargo que en era digital, muchas transacciones se producen en un espacio no regulado, ajeno en parte a la legislación multilateral, y las amenazas a la seguridad ya no son percibidas sólo desde la perspectiva tradicional de las armas y la guerra. Entran en la ecuación variables ambientales, sociales, económicas, de salud, y recientemente la transformación digital. La guerra, por tanto, se libra a través de otros medios como drones acuáticos o aéreos, o como el espionaje cibernético, entre otros.

Ese contexto, resaltó el Canciller, presenta cambios en la forma de hacer diplomacia a los que el diplomático peruano de la Era Digital tendrá que adaptarse constantemente, para una proyección eficiente de los intereses del país y haciendo uso de los nuevos instrumentos tecnológicos.

 

La Jefa de Recursos Humanos, Embajadora Deza, también refiriéndose al perfil del diplomático del siglo XXI, enfatizó que los atributos tradicionales del diplomático siguen vigentes. En ese sentido, indicó que los diplomáticos deben continuar manteniendo cualidades como la exigencia y la excelencia, la integridad moral, el liderazgo, la calidad de trabajo, la ecuanimidad, el compromiso, la resiliencia y la adaptabilidad a un mundo cada vez más digitalizado y moderno.

Resaltó asimismo que no han variado las funciones de las misiones diplomáticas sino las herramientas de las que se dispone para lograr los objetivos de la política exterior.  La agenda de temas puede variar, pero seguirán incorporadas en las funciones del diplomático: representar, negociar, proteger e informar. Para cumplirlas eficientemente, el mundo virtual requiere que los diplomáticos desarrollen nuevas habilidades y manejos de tecnología para lograr los mismos propósitos que se han llevado a cabo de manera formal y presencial. Destacó en ese sentido la comunicación y la importancia de los nuevos instrumentos digitales para transmitir asertivamente los mensajes. Para los diplomáticos peruanos, el reto permanente es la búsqueda de la excelencia y la mejora continua. Al respecto, señaló que en medio de la pandemia, se ha podido observar cómo diplomáticos peruanos en el exterior han tenido que reducir su presencia en actividades oficiales y han materializado la misma a través de los canales virtuales.

La exposición del Profesor Bjola trató sobre la Diplomacia Digital y la influencia en el siglo XXI. En su disertación el Profesor de Oxford señaló que los Ministerios de Relaciones Exteriores se han ido adaptando al nuevo medio digital a fin de poder continuar con las mismas labores de la diplomacia tradicional, es decir, continuar influyendo, representando, informando y negociando para proyectar y defender los intereses de sus países.

En su ponencia el Profesor Bjola habló sobre la disrupción digital y su impacto e influencia en la diplomacia. Señaló que el contexto digital es muy complejo por la cantidad de actores internacionales que en el existen y que está lleno de desafíos para los Ministerios de Relaciones Exteriores que deben competir en un nuevo escenario que tiene sus reglas proprias, para poder destacar y ejercer influencia.

Al respecto, también explicó algunas de las estrategias de la diplomacia digital seguidas por los diferentes actores internacionales, concluyendo que lo mejor no es buscar copiar un modelo en particular sino proyectar una narrativa auténtica y transparente a fin de poder conectarse con el público y generar el impacto deseado.

 

En sus palabras de cierre el Viceministro de Relaciones Exteriores, Embajador Talavera, destacó que la Cancillería peruana no ha sido ajena a los procesos de transformación digital, en ese sentido, resaltó que en 2019 se creó el Grupo de Trabajo sobre la Cuarta Revolución Industrial. Asimismo, destacó que según el portal de Twiplomacy.com la Cancillería peruana ocupa el primer lugar en América Latina de las más conectadas en Twitter y el puesto 16 dentro de las 50 con mayor presencia global.

A estos avances, la pandemia del COVID-19 añadió un elemento adicional de urgencia y gracias a los medios digitales la Cancillería peruana ha continuado operando ininterrumpidamente estos meses buscando a su vez garantizar la seguridad contra ataques cibernéticos.

El Jefe del Servicio Diplomático se dirigió a los alumnos para decirles que era un privilegio para ellos el estar siendo formados en la misma casa de estudios que todos los funcionarios en actividad del servicio peruano, privilegio con el cual no cuentan muchos otros diplomáticos en el mundo. Asimismo, resaltó que si bien la Era Digital traía nuevos retos y herramientas esta no cambia la escena de la carrera y las cualidades necesarias para ejercerla.

Cabe resaltar que el evento fue transmitido en vivo vía Facebook y contó con la participación de alrededor de 300 personas.